lunes, diciembre 21, 2009

RANCHOS, FORAJIDOS Y PISTOLEROS DEL “CHORIZO WESTERN”


En la España del régimen franquista, las películas de vaqueros (y por ende las novelas, tebeos y seriales sobre el género), fueron una de las principales aficiones del pueblo llano. Siendo el cine prácticamente el único entretenimiento y medio de evasión (y de conocimiento de la realidad exterior) de gran arte de la población española, el western, el género cinematográfico por excelencia y el de más éxito a mediados del siglo XX, inoculó con fuerza su cultura a la sociedad española de los años 50 y 60. En realidad, no pasó nada nuevo respecto al éxito del western en comparación con otras partes del mundo, si bien, como todo el mundo sabe, el antes y el después del género surgió cuando los europeos decidieron adoptar aquella escuela más genuinamente americana imposible y, pese a la distancia cultural existente con los EEUU, lanzarse a hacer sus propios western cinematográficos. Italia, Alemania y España no dudaron en incluir el género del Oeste Americano en su filmografía, pese a la falta de medios en comparación con la industria hollywoodiense, dando lugar al “Euro Western”. Italia, durante los años 60 y 70 fue el país que más Euro Westerns produjo, muchos en coproducción con España, quien en muchas de esas coproducciones llevó la voz cantante en cuanto a producción, aporte económico o contribución técnica o artística, aunque fuese Italia la mayoría de las veces quien capitanearía esas producciones (además de hacer muchas otras solo con producción italiana). Para la historia del cine, el western italiano será siempre recordado con el manido sobrenombre de Spaghetti Western, pero el Western exclusiva o mayormente hispánico, aunque mucha gente lo ignore, tuvo también su propio nombre: Chorizo Western.


Generalmente, aunque el Western cinematográfico no producido en EEUU sea conocido internacionalmente como Spaghetti Western, esta denominación no sería correcta, ya que esta debiera corresponderse solo con el western italiano, por otro lado el western europeo mas abundante en al historia del cine. Reivindicamos el término de Chorizo Western, que además casa perfectamente con las características específicas del western español: populachero, extremadamente artesanal y de producción rápida (y que conste que aquí no se está haciendo ningún desprecio a tan delicioso embutido). En general, el Euro Western (aunque, bueno, tampoco sería del todo incorrecto llamarlo Spaghetti Western, ya que la inmensa mayoría de estas películas eran de producción o coproducción italiana), presentó durante su época dorada (1962-1976) unos rasgos característicos que lo diferenciaban del western anglosajón tradicional: personajes (incluso los tradicionales “buenos” personalizados por vaqueros y sheriffs) con escasos principios morales, violencia explícita y en mayor medida que en los westerns americanos; parquedad descriptiva y narrativa; estética sucia y miserabilista, bastante alejada del no pocas veces glamouroso Far West hollywoodiense; argumentos muy esquemáticos; un trasfondo de falta de moral y salvajismo que tal vez se correspondiese mejor con la realidad del Oeste norteamericano en aquella época que los westerns tradicionales; y en definitiva, una especie de metahomenaje al género al explotar hasta dimensiones manieristas y etéreamente simbólicas todos los tópicos del género: caza recompensas, ahorcamientos al amanecer, paisajes desérticos, peleas de saloon, cuatreros, enterradores, etc. Lamentablemente, solo en muy contadas ocasiones los Spaghetti Western llegaron a ser excelentes películas u obras maestras: no habían demasiados medios económicos en Italia o en España para hacer este tipo de cine, y pese a que los guionistas y directores de turno amasen el género, muy pocas veces fueron capaces de ofrecer buenas historias. Llegó a ser el Spaghetti o Chorizo Western toda una industria en sus países y todo un subgénero, con más de 500 películas filmadas entre 1962 y 1976, años estos en los que el western USA había entrado en decadencia, lo cual es enormemente significativo.


De todos es sabido que el Spaghetti Western italiano legó a la historia de la humanidad obras maestras del cine como la llamada Trilogía el Dólar, firmada por Sergio leone (Por un puñado de dólares (1964), La muerte tenía un precio (1965) y El bueno, el feo y el malo (1966) ), aunque más allá de ella no hubo nada más en lo que a gran cine respecta. No dejó de ser nunca una serie B muy, muy inferior, una respuesta barata y foránea de un género genuinamente estadounidense, un ejercicio de Wannabe esforzado, lúdico y a por que no, honesto. Pero cualquier análisis no debería olvidar que en España se dieron ciertas circunstancias, más que en ningún otro país, para adoptar el género y trasladarlo in situ a su territorio y que de hecho transformó a la península ibérica en el escenario por excelencia de los western europeos: la existencia de paisajes desérticos muy similares a los de algunas zonas del Far West, que sirvieron para trasladar las ciudades típicas del oeste a Europa, como paltó de rodaje. Nos estamos refiriendo, por supuesto, al Desierto de Tabernas en Almería, escenario de la mayor parte de los western europeos- entre ellos los filmes de Sergio Leone- y auténtico mini Hollywood que acercó a los españolitos del tardofranquismo a aquello que hasta poco antes solo podían contemplar en las salas de cine. El Far West llegó a España, y no solo a Andalucía. También en Catalunya; Esplugues del Llopregat tuvo al igual que Tabernas, su propio pueblo-plató del Far West. Comienzan la intervención española en el Spaghetti Western, y nacen el Gazpacho Western y el Butifarra Western, en definitiva, el Chorizo Western.


Abajo: el mini Hollywood western almeriense

La llegada de la industria cinematográfica española al Western fue en los años 50 via italiana. En aquella época, a nadie en sus ano juicio se le ocurriría pensar que en Espña se pudiese hacer cine de género al estilo anglosajón (policiaco, suspenese, aventuras) y mucho menos “pelis del Oeste”, pero los avispados productores italianos, en un país muy propenso a copiar todo lo anglosajón para reciclárselo a su propio público, estaban dispuestos a hacer sus propios westerns y descubrieron el desierto de Tabernas. Se construyó todo una ciudad a imagen y semejanza de las que aparecían en los filmes de John Ford o Hathaway, y se vinieron con todos los bártulos a rodar a Almería. A los productores cinematográficos españoles les apreció buena idea, en un momento dado, involucrarse económicamente en aquella un tanto quijotesca aventura y surgen las primeras coproducciones del oeste hispano-italianas. Es cierto que en la década de los 60 la mayoría de estas eran mayormente trasalpinas y con directores italianos tras la cámara, pero también hubo animosos directores españoles que dirigieron western, hispano-italianos o españoles a secas. Estos filmes con realizadores españoles son los que pueden considerarse con todo merecimiento Chorizo Western. Las diferencias con los westerns italianos, estilísticamente y en lo que a códigos propios del SW se refiere, no eran muy grandes; aunque, eso sí, existía una diferencia entre el Oeste parido en la imaginación española con respecto a la italiana: las películas eran mucho más pobres, aún si cabe. Nunca hubo en España un director del calibre de Sergio Leone, y fueron pocos los directores españoles que se arrimaron al género, en comparación con Italia. Normalmente, directores poco dotados artísticamente se hicieron cargo de películas del Far West, y los mejores no duraron mucho en el género. Hubo voluntad y mucha, medios humanos y logísticos todos los del mundo (con el escenario a tiro de piedra), se genero toda una industria de extras, especialistas y profesionales alrededor del SW (que en muchas ocasiones su presencia en el negocio del cine se reducía solo a este género) pero las películas no eran muy buenas y el público pronto dio la espalda al nunca muy desarrollado CW . Ya a mediados de los 70, los directores y productores españoles se cansaron de saloones, pistolas y bandidos, y el Western español cinamtográfico desapareció, convirtiendo a “Almeria City” en años posteriores en una muy sugerente y cinéfila atracción turística, que aun pervive.


Los artífices del CW fueron voluntariosos directores todoterreno muchas veces visionarios en un país con complejos cinematográficos evidentes, y cultivadores del cine de género cuando aún esto de las películas de acción, terror, fantasía o western era poca más que cine underground en España. Los actores españoles que intervenían, eran profesionales de dedicación muchas veces exclusiva en el género ya que se trataba de intérpretes de segunda o tercera fila que difícilmente podían prosperar en el cine español convencional, o bien eran actores y actrices jóvenes o surgidos del mundo del teatro o el doblaje que por alguna razón encontraban dificultades para trabajar en el mundo del celuloide, aunque algunos se convertirían en importantes intérpretes mas tarde. Y, por supuesto, también se contó con la presencia, al igual que en otros westerns europeos, de intérpretes norteamericanos mediocres (o muy mediocres) y secundarios estadounidenses venidos a menos.


Dentro de la nómina de directores españoles que realizaron westerns, hay dos nombres que brillan con luz propia. Son los hermanos Joaquín Luis (Madrid, 921) y Rafael Romero Marchent (Madrid, 1926), el primero de ellos el primer director español que realizó un western, en 1955, aunque en Mexico, El Coyote. Tras varios filmes, entre ellos dos sobre el mítico héroe mexicano creado por José Mallorquí y otro sobre el no menos célebre Zorro, producidos en México, Joaquín Luis emprende en 1962 el rodaje del primer western dirigido por un director español y rodado en España, Cabalgando hacia la muerte, también dedicado al la figura de El Zorro y coproducido con Italia. Un año después firma, también en coproducción con Italia, Tres hombres buenos y El sabor de la venganza. En total, Joaquín Luis Romero Marchent dirigió nueve westerns en España, entre 1962 y 1971, ocho de ellos con participación italiana, además de intervenir como guionista en otros de su hermano Rafael. Son destacables dentro de la filmografía western de Joaquín Luis Romero Antes llega la muerte (1964), una road movie protagonizada por Paul Piaget y Gloria Milland en la que también intervienen el gran actor español (por entonces desconocido) Jesús Puente y la leyenda del CH Fernando Sancho; La muerte cumple condena (1966), una típica historia de venganza; y sobre todo Condenados a vivir (1971), ultraviolento filme que intenta ir más allá de las convenciones del propio SW. Con esta película, el mayor de los Romero Marchent se despidió del género, dirigiendo posteriormente varios episodios de la serie de TVE Curro Jiménez- la cual atesoraba no pocos elementos de Western- y películas más bien olvidables hasta mediados de los 80.


Por su parte, Rafael Romero Marchent, fue un director mejor dotado que su hermano, si bien no dirigió westerns de tanta calidad como Joaquín Luis. Guionista en algunos filmes de su hermano mayor, en total dirigió 12 westerns. Se inició como actor y ayudante de dirección en los años 40 y 50 debutando como director precisamente con un filme del Oeste El ocaso de un pistolero (1965). Algunos de sus westerns son también clásicos del CW, como Manos torpes (1969); Garringo (1970) y Un dólar de recompensa (1973). En 1980 dirigió Duelo a muerte (1980), uno de los últimos westerns españoles, época en la que ya se encintraba centrado en el mundo de la televisión (también dirigió capítulos de Curro Jiménez) y en subproductos folklóricos a mayor gloria de Manolo Escobar.


Abajo: Tomás Milian en El precio de un hombre

A parte de los Romero Marchent, el otro director de bandera de los CW es Eugenio Martín (Granada, 1925), quien pese a solo dirigir cuatro westerns, consiguió algunas de las mejores obras del género en España las cuales consiguieron distribución internacional. Martín fue ayudante de ditrección en Estados Unidos o el Reino Unido de directores como Guy Hamilton, Michael Anderson, Nathan Juran, Jack Sher o Nicholas Ray, antes de regresar a España dispuesto a hacer cine de aventuras, algo bastante maldito en la península. En 1966, cinco años después de su debut como director con Los corsarios del Caribe (1961), dirige su primer western El precio de un hombre (1966), tal vez el mejor CW que se haya hecho nunca. Coproducida con Italia, rodada en Esplugues y con fotografía de Enzo Barboni, futuro director de las películas del tandem italiano Terence Hill-Bud Spencer. El precio de un hombre contaba la historia de un cazador de recompensas, Luke Chilsom (Richard Wyler) que llega a un pueblño fronterizo buscando al bandido mexicano José Gómez (Tomás Milian), el cual para su sorpresa es considerado por sus vecinos como un ladrón honrado, una especie de Robin Hood , y Gómez no duda en retener al indeseado cazarrecompensas en el pueblo, pero pronto el bandido mostrará su verdadera personalidad malvada a sus confiados vecinos, mientras que Chisolm se irá ganando el apoyo de los aldeanos contra Gómez. Un Spaghetti western inusual y de pocos escenarios que marcó el punto más álgido en el CW, y por desgracia no fue superado. Tomás Milian hizo suyo el papel del esquivo bandido, que repetirá en otros filmes similares. Tambieén interviene en este film actores como Halina Zalewska, Lola Gaos, Mario Brega o Manolo Zarzo. Los otros tres nada desdeñables westerns de Martín fueron Requiem para el gringo (1968), El Hombre de Rio Malo (1971) y Pancho Villa (1972), donde intervino al estrella norteamericana Telly Savallas, en el papel de un muy sui géneris revolucionario méxicano. Eugenio Martín logró dignificar el CW y consiguió los únicos títulos en el génro de cierta repercusión internacional, en Europa y Latinoamérica.


Otros directores españoles que dejaron su impronta en el género, aunque con no demasiada fortuna, fueron Ignacio F. Iquino (1910-1994), con cuatro westens ninguno digno de recordar; el argentino nacionalizado León Klimowsky (1906), un interesante director de fantástico y de terror pero cuyos westerns eran unos trabajos pobrísimos y casi de pseudoaficioando, pese a que dirigiese diez filmes del género; Alfonso Balcárzar (1926-1993), director de varios títulos francamente de saldo- en varios de ellos intervino el gran Fernando Sancho- ; y José Luis Merino (1927), uno de los mejores directores de género españoles que tuvo algún momento de lucimiento en el western, como con Frontera al sur (1966), Réquiem para un gringo (1968), o el ya tardío Siete cabalgan hacia la muerte (1980), cuando ya el cine del oeste no vendía ni una escoba. Hubo otros muchos directores que cultivaron los tiros, las peleas y las diligencias, pero su western no pasó de la indigencia de la serie Z.


Como se ha señalado antes, el CW tuvo su propio Star System, como también lo tuvo el SW italiano, formado por un ramillete de actores y actrices muchos de ellos apareciendo en los diferentes títulos del género, lo que terminó por encasillarlos en el mundo del Far West. Fue este terreno de actores españoles con características concretas que les ataban irreversiblemente al género e impedían muchas veces que cultivasen otro tipo de géneros. En ese sentido el encasillamiento en el nicho del western fue total, algo que en el género, en diferentes países, era habitual. Lo que se requería al actor español de western era conocer (aunque sea rudimentariamente) el inglés - ya que la mayor parte de estas producciones tenían reparto internacional- tener pinta de tipo duro, saber montar a caballo, y estar dispuesto a recibir un salario mas bien bajo, valorándose además el hecho de tener pinta anglosajona (o mexicana). Dentro de los vaqueros, bandidos, villanos o heroínas del CW caben destacar varios nombres. Por ejemplo, Julián Mateos (1939), actor versátil que a finales de los 70 abandonó la interpretación para convertirse en productor y que a parte de protagonizar películas fuera del western como Young Sanchez (1964) de Mario Camus, interpretó pelisdel Oeste en su mayoría italianas rodadas en Almería, como De mis enemigos me ocupo yo (1968,. Los Despiadados (1966)o El regreso de los siete magníficos (1967), secuela italoamericana de Los 7 Mágníficos en tono muy menor y aprovechando que Yul Bryner estaba de paso por Andalucía. Los papeles de Mateos solían ser secundarios y casi siempre de joven pistolero. Nieves Navarro (1938) fue la gran dama del CW, una almeriense que enseguida se especializó en el género del Far West rodado en su provincia, tanto en producciones italianas como españolas. Hizo suyo el rol de mujer de armas tomar (y nunca mejor dicho) capaz de empuñar el revólver y disparar tan rápido como cualquier hombre, destacando en cintas como Una pistola para Ringo (1965), El Halcón y la presa (1966) -uno de los mejores SW de la historia- junto con Lee Van Cliff, o Llega Sartana (1972). Pero si hay nombres que merecen ser destacados dentro de los intérpretes habituales del CW, estos son los tres malos por exceelncia del Far West hispánico: Aldo Sambrell (1937), Fernando Sancho (1916-1990), y Frank Braña (1934).


Frank Braña (iz:) y Aldo Sambrell (der)

Aldo Sambrell (de verdadero nombre Alfredo Sanchez Brell), fue uno de los cowboys españoles por excelencia. Especializado en papeles de villano, es decir, el papel bombón en todo western que se precie, ha participado en casi 50 westerns europeos, los cinco últimos de ellos olvidables productos de los años 80 y 90. En sus buenos tiempos fue el malo oficial de Almeria City, llegando a intervenir en la trilogía del Dólar (en pequeños papeles) o Hasta que llegó su hora (c´era una volta il west) (1968) y Agachate, maldito (Giú la testa) (1971), otras obras maestras de Leone, además de westerns patrios como Los Despiadados o Manos Torpes. Por su dominio del inglés, fuera del western intervino en bastantes coproducciones de cine o televisión con otros países, en las cuales en no pocas ocasiones repitió papel de “malo”. Comenzó prácticamente como extra y al poco tiempo era ya un secundario. Un gran actor a revindicar. Fernando Sancho, por su parte, también se especializó en papeles de bandido o forajido y su rostro fue al igual que el de Sambrell uno de los mas populares del SW rodado en España. En su extensísima filmografía “westernil” cabe destacar Antes llega la muerte (1964), Una pistola para Ringo (1965), El halcón y la presa (1966), Un hombre y un colt (1967) o Los buitres cavarán tu fosa (1972). Es de mencionar su gran especialidad interpretativa: el bandido mexicano, figura imprescindible en todo SW o CW que se precie. Y finalmente, el gran Frank Braña, asturiano de nombre real Francisco Perez Braña, con cientos de títulos de todo género a sus espaldas, entre ellos, Por un puñado de dólares, El bueno, el feo y el malo o El halcón y la presa. Otro actor minusvalorado que garcias a su dominio de la lengua inglesa ha llegado a trabajar con frecuencia en USA en filmes de bajo presupuesto. Actores identificados con la serie B, si, pero mucho más que meros participantes en filmes modestos.


No sería justo omitir el hecho de que el CW consiguió dinamizar durante mucho tiempo la desconocida región almeriense y creó toda una subcultura andaluza dentro de la propia cultura del western. Los extras de los filmes rodados en Tabernas formaron durante los años 60 y 70 toda una institución, ya que muchos vivían de la gran cantidad de películas que allí se rodaban, incluidos filmes de cualquier país no adscritos al western. Y no es menos cierto que gracias al SW y el CW en España se consolidó la profesión de especialista de cine, algo que hasta principios de los 80 era inexistente en nuestro país. Al igual que los extras, los especialistas del CW formaron un colectivo verdaderamente entrañable en el cine español del tardofranquismo y la transición.


Fue una época de leyendas, de desiertos en crepúsculo, cowboys caídos de sus caballos y bandidos rifle en mano, pululando por tierras andaluzas o catalanas. El western no fue más que un entretenimiento en la por entonces débil industria cinematográfica española, fomentado por la mitomanía y el yo también puedo, pero sobre todo por el amor al género más auténtico del Séptimo Arte.



TÍTULOS INDISPENSABLES DEL “CHORIZO WESTERN”

El sabor de la venganza de Joaquín Luis Romero Marchent (1963)

Antes llega la muerte de Joaquín Luis Romero Marchent (1964)

Ocaso de un pistolero de Rafael Romero Marchent (1965)

Alambradas de violencia de León Klimovsky (1966)

El precio de un hombre de Eugenio Martín (1966)

La muerte cumple condena de Joaquín Luis Romero Marchent (1966)

Dos hombres van a morir de Rafael Romero Marchent (1967)

¿Quién grita venganza? de Rafael Romero Marchent (1968)

La balada de Johnny Ringo de José Luis Madrid (1968)

Réquiem para el gringo de Eugenio Martín y José Luis Merino (1968)

Manos torpes de Rafael Romero Marchent (1969)

Sonora de Alfonso Balcázar (1969)

Garringo de Rafael Romero Marchent (1970)

La diligencia de los condenados de Juan Bosch (1970)

Un dólar y una tumba de León Klimowsky

Abre tu fosa, amigo, llega Sábata de Juan Bosch (1971)

La muerte busca un hombre de José Luis Merino (1971)

Un dólar de recompensa de Rafael Romero Marchent (1971)

Un dólar para Sartana de León Klimovsky (1971)

Un par de asesinos de Rafael Romero Marchent (1971)

El Hombre de Rio Malo de Rafael Romero Marchent (1971)

Condenados a vivir de Joaquín Luis Romero Marchent (1972)

Los buitres cavarán tu fosa de Juan Bosch (1972)

Pancho Villa de Eugenio Martín (1972)

Una bala marcada de Juan Bosch (1972)

Un dólar de recompensa de Rafael Romero Marchent (1973)

3 comentarios:

  1. Antonio Ruiz8:34 p. m.

    Hola: me llamo Antonio Ruiz ex actor de muchas películas como la Muer tenia Un precio, y e El Bueno El Feo y El Malo, como actor niño.
    En referencia cuando el Western comen so a bajar, el 6 de Junio del 1976,como quedo patentado en el periódico la Voz de Almeria, se me ocurrió darle vida a los poblados, y la mejor manera era haciendo espectáculos en vivos del Western,para atraer al turismo, en conclución soy el autor del Western en vivo de Almeria.

    E- mail antonio_especialista@hotmail.com

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el apunto Antonio, anotado queda. Es además un honor que alguien que ha vivido estas experiencias nos lo cuente cuente en primera persona

    ResponderEliminar
  3. Felicidades por este blog. Un usuario de nuestro foro nos pregunta sobre una pelicula rodada en Mallorca en la decada de los 90. Hablada o doblada al Mallorquín. Posiblemente de serie "B" con el único dato de que "el malo" le dice a otra persona: "Vas a tener problemas" y cuando la persona le contesta "¿que tipo de problemas?" le dispara después de responder "de salud".

    No es mucha información pero, seguramente se trata de spaghetti western, chorizo western o alguna coprodución alemana-inglesa-francesa... o asi.

    Si teneis idea del film o alguna pista de por donde buscar os lo agardeceremos sinceramente.
    Saludos,

    ResponderEliminar